916 301 029
916 303 159
Contacto

En el artículo anterior, hablábamos de la importancia de que las personas que superan los 60 años de edad estén bien hidratados y que continuamente estén ingiriendo agua.

Bien, en este post te daremos las pautas para que los adultos mayores estén perfectamente hidratados y que suponen nuestras pautas a seguir en la Residencia de la Tercera Edad Las Matas.

Pautas a seguir

  • – Ofrecerles líquido de forma rutinaria a lo largo del día y estimularlos a beber, aunque no tengan sed.
  • – Mantener una dieta liviana y frugal. Debería ser rica en frutas, jugos de fruta, verduras, gelatinas y helados de agua.
  • – Evitar la exposición solar y, sobre todo, en los horarios extremos (a primera hora del día o última hora de la tarde). Deben protegerse del contacto directo con el sol (con sombreros, paraguas o sombrillas).
  • – Mantener ventilados y frescos los ambientes.
  • Vestir a los ancianos con ropas livianas y claras.
  • – No tomar diuréticos sin la estricta indicación médica.
  • – Los encargados de cuidar a las personas mayores, deben estar familiarizados con los posibles cambios que pueden surgir en la dieta de estas personas, ayudarles y facilitarles su consumo siguiendo unas pautas adecuadas en hidratación.
  • – Aumentar la ingesta de alimentos como sopas, frutas y hortalizas que contenga un 80% a 90% de agua debido a que son fuente de nutrientes esenciales.
  • – No es recomendable el uso de bebidas alcohólicas por su efecto deshidratante.

Por lo general, uno de los mayores problemas que presentan las personas de este sector poblacional es, como ya adelantamos en el post anterior, la falta de sensación de tener sed. Por ello es crucial que continuamente se les recuerde que deben beber aunque no tengan sed. Las gelatinas también son una opción para recuperar el agua del cuerpo por su elevada composición de agua. Del mismo modo, todo tipo de bebidas sanas también son recomendables aunque no sustitutivas del agua.

Por otro lado, se debe tener en cuenta que las personas mayores presentan una debilidad generalizada del sistema inmunológico por lo que son más vulnerables a cualquier enfermedad y también a la deshidratación