916 301 029
916 303 159
Contacto

La agresión es bastante común entre los pacientes de Alzheimer. Y pocos familiares saben cómo tranquilizarlos. Los enfermos de Alzheimer actúan con ira, golpean, agarran, dan patadas, empujan, tiran cosas, gritan, muerden y hacen ruidos extraños. La mitad de las personas mayores diagnosticadas pueden mostrar algunos de estos comportamientos.

La mayoría de la gente piensa que el Alzheimer es una enfermedad de la memoria. Pero, de hecho, hay muchos síntomas neuropsiquiátricos. Los pacientes a menudo desarrollan delirios, piensan que su familia les está robando cosas, por ejemplo, y se ponen muy agresivos e irritables con su cónyuge.

Las familias necesitan recordar siempre que la agresión realmente no tiene nada que ver con ellos. No hay que tomárselo como algo personal, porque eso provocaría una ansiedad innecesaria.

¿Cómo tranquilizar a un enfermo de Alzheimer?

El uso de medicamentos para controlar comportamientos agresivos en pacientes con demencia se considera muy controvertido. Afortunadamente, los medicamentos no son la única respuesta. Te enseñamos algunas técnicas que puedes utilizar:

  1. Etiquetar y usar signos. Coloca carteles en las habitaciones para decir para qué sirven, coloque etiquetas de identificación con sus nombre a los familiares cuando visitan al enfermo y pon etiquetas en artículos comunes, como relojes y teléfonos. Escribe frases explicativas en las puertas o en los armarios para explicarle lo que hay dentro.
  2. Descubre los motivos más comunes. Una vez que identifiques situaciones que con frecuencia le causan malestar, puedes trabajar para lograr transiciones suaves. Si a tu ser querido no le gusta salir de casa, por ejemplo, puedes iniciar el proceso poco a poco. Las acciones de ponerse de pie, ponerse los zapatos y un abrigo, etc, se pueden introducir secuencialmente mientras distraes a la persona con una charla.
  3. Utilice la lógica y la razón. Utiliza frases que no acusen al paciente. Si ves que algún objeto no está en el sitio al que pertenece pregunta al enfermo como llegó eso ahí. El uso de la lógica ayuda mucho.
  4. Validar sus sentimientos. Dile que está bien estar frustrado, o triste, o solo.
  5. Utiliza un tono suave y caricias tranquilizadoras. Los estudios consistentemente prueban que esto funciona.
  6. Crea rutina de vida regular.
  7. Ignora el comportamiento agresivo. Si la situación es amenazante, asegúrate de que es poco probable que se dañe a sí mismo y mantente tranquilo hasta que se calme.
  8. Mantén el sentido del humor. La compasión y el sentido del humor te ayudarán a lidiar más eficazmente con un comportamiento difícil.
  9. Prueba con música. A veces, cantarle su canción favorita puede hacer que se calme al instante. Si no cantas, haz sonar una canción de las que más le gusten.
  10. Tienes que evaluar constantemente. Aprende a hacer un resumen después de un incidente e identificar lo que lo causó.
  11. Busca ayuda y consejos. Localiza grupos de apoyo y consejeros para que te ayuden a lidiar con la agresividad.