916 301 029
916 303 159
Contacto

Residencia las Matas

En el caso de los ancianos los síntomas de la cistitis pueden ser distintos a los típicos síntomas descritos anteriormente. A menudo, el paciente no tiene la necesidad constante de orinar o se produce una pérdida de sensibilidad al orinar.

En cambio, la cistitis en personas de edad avanzada puede producir otros síntomas, como confusión, problemas de memoria, delirios, alucinaciones, inquietud, mareos y comportamientos extraños. Estos síntomas a menudo preceden a los síntomas típicos, como dolor o micción frecuente. En ocasiones, pueden ser los únicos síntomas de la cistitis en ancianos, lo cual dificulta el diagnóstico, ya que suele confundirse con demencia. Es muy importante consultar al médico cuando el anciano cambia su comportamiento, con el fin de averiguar el verdadero origen de la patología.

La prevención es la verdadera clave para evitar la aparición de la cistitis. Es esencial beber mucha agua, ya que facilita la disolución de las bacterias en el tracto urinario y su eliminación a través de la orina. Por eso, cuando una personas tiene los primeros síntomas de cistitis debe beber mucha agua. Se recomienda beber en la primera hora en que se adviertan los síntomas aproximadamente 1 litro de agua o infusiones de hierbas.

¿Cómo prevenir la cistitis?

Una vez diagnosticada la cistitis, se puede completar el tratamiento con antibióticos con otros tratamientos herbales, especialmente, tomar zumo de arándanos, que han demostrado su eficacia en la prevención de la enfermedad. Se aconseja igualmente, para evitar la aparición de cistitis:

  • Orinar tan pronto como aparezca el impulso, no retener la orina.
  • Beber regularmente y en pequeñas cantidades para no bloquear la vejiga.
  • Evitar beber refrescos o bebidas carbonatadas.
  • No llevar ropa demasiado ajustada ni hecha con materiales sintéticos.
  • Realizar siempre la limpieza íntima desde la uretra hacia el ano (de adelante hacia atrás), para evitar la contaminación a través de los restos de heces.
  • No utilizar productos de higiene perfumados para la limpieza íntima, ya que pueden irritar la uretra. Usar solo productos con un pH neutro para no desequilibrar la flora vaginal.
  • En mujeres propensas a la cistitis se aconseja orinar antes y después de las relaciones sexuales y utilizar un lubricante sexual, dado que las cistitis es más propensa en personas que tienen sequedad vaginal.
  • Es importante prevenir la fatiga y el estrés puesto que debilitan el sistema inmunológico y pueden provocar la aparición de las cistitis.
  • Para aumentar las defensas, se recomienda seguir una dieta equilibrada que incluya muchas vitaminas.
  • Se recomienda abrigarse muy bien durante el invierno, ya que el frío debilita el sistema inmunitario y, por lo tanto, aumenta el riesgo de sufrir cistitis.
  • Es muy importante cuidar la higiene íntima y cambiar con frecuencia la ropa interior. Sobre todo, en el caso de las personas mayores, los familiares y cuidadores deben realizar el cambio de la ropa interior con frecuencia para evitar la proliferación de bacterias.
  • Se debe prevenir y tratar cualquier problema de estreñimiento crónico, ya que facilita la fermentación intestinal que puede producir la propagación de bacterias al tracto urinario.