916 301 029
916 303 159
Contacto

Los Temblores, la Incontinencia y las Hernias son síntomas o consecuencias del proceso de envejecimiento que sufrimos todos, aquí te contamos una pequeña explicación de los expertos.

Temblores

Esta es una condición en la que las manos o las piernas de la persona se sacuden o tiemblan incontrolablemente mientras estén ejerciendo funciones como la escritura, el levantamiento de objetos, etc. Los temblores se ven en la mayoría de los ancianos y la condición se conoce como temblores esenciales.

Es causada debido a la lenta degradación de los nervios y el paso de los impulsos entre el cerebro y la extremidad que está realizando funciones. Los temblores también pueden ser un síntoma de otras enfermedades como los trastornos del movimiento, Parkinson, etc. A pesar de que esta condición no tiene ningún tipo de tratamiento en este momento, hay una serie de medicamentos que se están probando.

La incontinencia urinaria

Esta es una condición en la que la persona no puede mantener o controlar el flujo de su orina. El síntoma más común es que cuando la persona se ríe o estornuda una pequeña cantidad de orina se escapa, llevándoles a mojarse. La incontinencia urinaria es una condición que es causada por el debilitamiento de los músculos del esfínter (músculos que controlan el flujo de la orina). Uno de los métodos más comunes de resolver esta condición es el uso de pañales para adultos que pueden absorber el exceso de orina. Otros métodos incluyen el uso de ejercicios como el ejercicio de Kegel para fortalecer el músculo.

Hernia discal

Esta es una condición donde el cartílago presente entre las vértebras de la columna sale fuera de posición; lo que conduce a la compresión de los nervios que se salen hacia fuera desde la columna hacia el resto del cuerpo. Los síntomas más comunes de esta condición son: una sensación de hormigueo en las manos o piernas; dolor de espalda; entumecimiento en los brazos o piernas; etc. Esto es de nuevo una enfermedad bastante común en los mayores debido a que el cartílago tiende a degradarse haciéndolos más delgados y por lo tanto más vulnerables a deslizarse fuera de lugar.