916 301 029
916 303 159
Contacto

Como en todas las ocasiones que hay un accidente, la rápida actuación de los médicos es la base de una buena recuperación. En caso de un accidente cerebrovascular en personas mayores, es todavía más delicado de tratar y más importante atenderlo a tiempo. Un accidente cerebrovascular es aquel en el que el cerebro está privado del flujo sanguino además de oxígeno. Un accidente de estas características puede traer graves efectos, tanto en el habla del que lo padece, como las habilidades motoras y cognitivas.

Uno de los posibles síntomas de este tipo de accidentes es la debilidad facial. Hay que observar los músculos de la cara, puesto que en ocasiones se puede sufrir una parálisis parcial que nos avisa de que algo está pasando. Otra parte del cuerpo en la que debemos prestar atención son los brazos. Si tienes alguna sospecha de que puede estar sucediendo que el paciente levante los brazos y no sea capaz, es que algo va mal. Otra alerta es el habla o la incapacidad de pronunciar palabras.

¿Qué tipo de rehabilitación se debe llevar después de sufrir un accidente cerebrovascular?

Lo que los médicos van a pretender durante la recuperación, es que el paciente vuelva a tener la mayor funcionalidad posible. Esto dependerá de los daños neuronales que haya sufrido.

Durante la rehabilitación, que estará adaptada a cada paciente, se les enseñará a hablar, caminar, ejercicios de coordinación, el uso del cuarto de baño y demás acciones cotidianas que se hayan perdido.

La motivación es básica para una buena recuperación. Hay que mantener a los pacientes lo más positivos posible y evitar que caigan en una depresión. Para conseguir esto, habrá que ir marcando metas que iremos superando poco a poco.

Desde Residencia Las Matas hemos querido que conozcas un poco más esta enfermedad, conocida como ictus y que afecta a la vida de nuestros mayores.