916 301 029
916 303 159
Contacto

Escoger residencia de ancianos para un familiar / ser querido es, por norma general, bastante difícil y complicado en un primer momento. Habitualmente es una situación por la que nunca hemos pasado antes y esto nos puede generar muchas dudas y podemos cometer errores al escoger una residencia de ancianos que se adapte a a la persona que va a vivir en ella.

En este post vamos a comentar los errores más comunes al escoger una residencia geriátrica y que debe tener en cuenta.

1. Optar por la primera y única residencia que visite

Se deben conocer muy bien los servicios y posibilidades que tiene cada centro y cual es el que mejor se adapta a la persona mayor que va a residir en el. Cada persona tiene unas necesidades diferentes y va a necesitar unos servicios específicos.

Visita varias residencias en la zona (unas 4 por ejemplo), habla con el personal e infórmate sin prisa. Los profesionales del centro podrán asesorarte y quitarte muchas dudas respecto del ingreso en la residencia, los servicios que ofrecen y que van a incluir en su contrato, conocer el entorno y el ambiente de cada residencia, sus normas, etc.

2. Tener sentimiento de culpa

Es habitual tener este sentimiento de culpa durante un periodo de tiempo cuando el ser querido ingresa en la residencia. Ese pensamiento de culpabilidad puede surgir al pensar que a lo mejor no hemos sabido cuidarle por nosotros mismos.

Y aunque tomar la decisión es bastante complicado y difícil, el sentimiento va a desaparecer cuando te des cuenta de que esa persona está bien atendida y en las mejores manos.

3. No tener en cuenta la opinión el anciano/a

Cuando la situación familiar y personal llegue al punto de tener que optar por ingresar a un familiar mayor en una residencia, debes hablar con esta persona desde el cariño, el respeto y explicándole que esta es la mejor solución.

Si la persona mayor que va a vivir en la residencia está en condiciones mentales favorables, debe poder escoger, ya que es la primera interesada en el tema. Debe poder decidir dónde vivir.

Acuda a visitar las residencias con el/la anciano/a para que pueda conocer las instalaciones, al personal y cuidadores, que vea las actividades que ofrece el centro y que sencillamente conozca el ambiente de la residencia.

4. No leer el contrato o no saber al 100% que se contrata

En el contrato normalmente aparecen puntos como:

  • El importe total de los servicios a contratar (especificados cuáles son desglosadamente).
  • Las condiciones detalladas del alta en la residencia y de la baja (si procede).
  • La información del periodo de prueba.

Deben facilitar el reglamente del régimen interno para conocer los horarios de comidas, las actividades internas, los horarios de visitas en el centro, etc.

No dudes en contactar Residencia Las Matas si estás buscando un nuevo hogar para un ser querido.