916 301 029
916 303 159
Contacto

Las personas mayores de 60 años tienen más riesgo de padecer esta enfermedad. Se trata de una patología que afecta a nuestra visión provocada por el aumento de la tensión ocular. Este aumento hace que se deterioren las células fotosensibles de la retina hasta llegar a provocar la afectación del nervio óptico.

Para evitar cualquier problema en nuestra vista, se recomienda acudir a revisiones anuales con el oftalmólogo, sobre todo si notamos algún tipo de molestia o tenemos antecedentes familiares de glaucoma. El profesional realizará un examen a fin de comprobar que todo está correcto o poner solución cuanto antes al problema.

Además de la edad avanzada, hay otro tipo de factores que influyen a la hora de padecer un glaucoma; familiares con glaucoma, personas con descendencia africana, diabéticos, los miopes y las personas con presión intraocular elevada.

Síntomas

– Visión borrosa
– Dolor ocular
– Náuseas
– Halos de color arco iris alrededor de luces brillantes
– Pérdida repentina de la visión, aunque esto solo ocurre en los casos extremos

Tratamiento

Dependiendo del tipo de glaucoma se pondrá un tratamiento u otro. Los fármacos más habituales en los tratamientos de glaucoma son los derivados de las prostaglandinas, los betabloqueantes o los simpaticomiméticos. Generalmente, los colirios suelen contener algunos de estos fármacos combinados.

En algunas ocasiones es necesaria la cirugía.