916 301 029
916 303 159
Contacto

La tensión arterial elevada o hipertensión es un problema muy habitual en personas mayores. Es importante controlar la tensión alta si queremos mantener una buena salud durante toda nuestra tercera edad.

La hipertensión suele definirse como una enfermedad cardiovascular de origen complejo que suele diagnosticarse por un signo clínico como es la elevación de la presión arterial.

¿Cuáles son los peligros de mantener una tensión arterial elevada?

Los peligros más frecuentes de una hipertensión mantenida durante mucho tiempo son:

  • Enfermedades cardiacas.
  • Accidentes cardiovasculares y cerebrovasculares.
  • Arterioesclerosis.
  • Demencia cardiovascular.
  • Lesiones en la retina.
  • Enfermedades en distintos órganos como riñones, pulmones, etc.

Si queremos evitar este tipo de problemas y enfermedades, es importante controlar los niveles de tensión arterial.

Consejos para disminuir la hipertensión

Para evitar la hipertensión es importante poner atención a la alimentación y a las actividades diarias. Un pequeño cambio en estos dos ámbitos puede suponer una gran diferencia en nuestra calidad de vida.

  • Si se sufre de sobrepeso en la tercera edad, es recomendable reducir la ingesta de calorías.
  • Evita el consumo de productos precocinados y embutidos.
  • Reduce el consumo de sal con las comidas.
  • Consume más fruta fresca y vegetales.
  • Realización de alguna actividad física de manera diaria como por ejemplo caminar. Si necesitas ideas, aquí te dejamos algunas.
  • Reducir la ingesta de alcohol.

Si tras poner en práctica estos consejos aún se continúa sufriendo de hipertensión, es de vital importancia que se consulte con un médico especialista. El médico se encargará de realizar las pruebas pertinentes para, posteriormente, recomendarte una dieta adaptada a tus necesidades físicas.

En algunos casos, además de realizar un cambio en los hábitos alimenticios y de ejercicio, también es necesario comenzar con el consumo de algún fármaco recetado por el médico. El objetivo de estos medicamentos es complementar estos cambios y reducir el riesgo que supone la tensión arterial alta en los ancianos.