916 301 029
916 303 159
Contacto

Aunque no es una condición que se repita en la totalidad de los casos, de forma general se puede decir que con el paso de los años, nos volvemos algo más perezosos. La sociedad acomodada en la que vivimos tampoco lo pone muy fácil a la hora de incentivar la actividad física en cualquier franja de edad. Hay tantas opciones con las que pasar una tarde entretenida en casa que es fácil olvidarse de que el organismo necesita de otros estímulos y de ejercicio.

Un análisis del sedentarismo y sus causas nos permite identificar algunos rasgos que son más habituales en la tercera edad. Las causas del sedentarismo en esta etapa de la vida suelen estar relacionadas con cuestiones como:

  • Falta de iniciativa o, en su defecto, ausencia de motivación externa
  • Lesiones o enfermedades crónicas
  • Cambio negativo en el concepto de las propias capacidades y habilidades
  • Temor a lesionarse
  • Necesidad de cuidados especiales
  • Pérdida de seguridad, confianza e interés por superarse
  • Soledad y problemas de autoestima que de ella se derivan