916 301 029
916 303 159
Contacto

Como seguro que imaginas, las vitaminas que tendrán que cobrar mayor protagonismo en la tercera edad son las que fortalezcan los huesos, presentes en muchos alimentos y suplementos que a veces hay que incorporar a la dieta. 

Varias causas pueden estar detrás de eventuales déficits vitamínicos. Por ejemplo, un aporte calórico insuficiente, la disminución de apetito, un uso excesivo de laxantes, algunos medicamentos o patologías crónicas. Por lo general, una dieta rica en frutas, verduras y pescado está indicada para todas las edades, aunque cada grupo de población tendrá diferentes carencias.

Vitamina D

Imprescindible en la edad adulta y en la tercera edad porque protege de varias enfermedades e infecciones. Es bastante común que, entre las personas mayores, haya déficit elevado de esta vitamina. Es clave para fortalecer la masa ósea. 

La vitamina D nos proporciona el calcio adecuado para mantener los huesos fuertes y sanos. Un déficit puede hacer que se vuelvan quebradizos y que aparezca la osteoporosis. Esta vitamina está en el pescado azul, los lácteos o la yema de huevo. 

Vitamina C

Esta vitamina aporta antioxidantes claves para el funcionamiento de distintos órganos, además de frenar el envejecimiento de la piel. La vitamina C nos ayuda a reducir el colesterol malo (LDL). Por eso, la dieta de los usuarios de Residencia Las Matas incluye la cantidad adecuada de alimentos ricos en antioxidantes como frutas y verduras frescas.

Vitamina B

Esta vitamina suele escasear durante la vejez y, como consecuencia, puede aparecer anemia. Entre las vitaminas del grupo B encontramos el ácido fólico o folato, presente en las verduras de hojas verdes, frutas cítricas, granos y cereales integrales y en el hígado. 

Vitamina K

Es la responsable directa de que la sangre circule correctamente, así como del buen funcionamiento de la coagulación. Encontramos vitamina K en determinados alimentos como el brócoli, las espinacas o los espárragos.

Omega 3

Una cantidad adecuada de ácido Omega 3 en nuestra dieta ayuda a regular enfermedades relacionadas con el corazón además de controlar el azúcar. Los pescados azules como el salmón contienen este ácido graso.