916 301 029
916 303 159
Contacto

Residencia Las Matas quiere transmitir la importancia de controlar los cambios en la temperatura corporal de las personas mayores. Os lo contamos todo, sigue leyendo.

Temperatura normal de una persona mayor

La temperatura adecuada para el cuerpo humano oscila entre los 36.5º y los 37.2º. Sin embargo, es habitual que en la tercera edad la temperatura corporal oscila entre 33.5º y 35º.

Es muy importante prestar atención a la temperatura corporal de las personas mayores, ya que si desciende en exceso podría provocar un caso de hipotermia. Debemos ser conscientes de que un cambio brusco de temperatura en el cuerpo de una persona puede conllevar hasta la muerte, sobre todo en la tercera edad.

Alteraciones temperatura corporal en ancianos: ¿por qué les afecta más?

A medida que envejecemos, los cambios en el cuerpo se hacen más notorios. La termorregulación es un proceso base del cuerpo humano. Al alcanzar la tercera edad, la temperatura corporal que puede cambiar de manera drástica.

Durante el proceso de envejecimiento, la piel adelgaza y el sistema regulador que controla la temperatura del cuerpo se vuelve menos eficiente. Esto causa que el cuerpo de las personas mayores no responda correctamente a la exposición de cambios bruscos de temperatura.

Ciertas enfermedades y patologías, como la demencia, pueden incentivar los cambios de temperatura corporal en las personas mayores.

Cuidado mayores: mantener la temperatura corporal adecuada

Los cuidadores deben ir con especial cuidado con los cambios de temperatura. Los cuadros de hipertermia y los golpes de calor ponen en grave peligro la salud y el bienestar de nuestros mayores.

Es muy importante asegurarnos de que nuestro mayor lleva la ropa adecuada para salir a la calle. Debemos mantener la casa a una temperatura agradable.

Para evitar la hipotermia es muy importante contar con la ropa de abrigo necesaria y pasear bajo el sol. Para evitar la hipertermia debemos hidratar al mayor frecuentemente (mínimo 2 litros de agua diarios)  y resguardarlo durante las horas de más calor.

La dieta, el ejercicio y los hábitos juegan un papel muy importante en la temperatura.