916 301 029
916 303 159
Contacto

alimentos Cada vez más la memoria de los adultos se ve afectada por las consecuencias de las enfermedades neurodegenerativas. La memoria está íntimamente relacionada con nuestra personalidad, con la esencia de lo que somos y su pérdida tiene un impacto en nuestra salud y nuestra dignidad humana. 

La alimentación juega un papel muy importante en la conservación de esta memoria, son muchos los estudios que apuntan en esa dirección. Así que se puede decir que los alimentos para la memoria logran conservar las capacidades cerebrales en el proceso de envejecer.

Una dieta saludable en la tercera edad es muy importante para el cerebro. Los alimentos para ancianos deben proporcionar glucosa, hidratos de carbono, proteínas, grasas saludables, vitaminas y minerales necesarios para estimular el cerebro y fortalecer la memoria. La glucosa es la fuente de energía más importante y se encuentra en los hidratos de carbono. Las proteínas sirven para construir músculo y aportar aminoácidos esenciales para el funcionamiento del cerebro. Las grasas saludables proporcionan nutrición a las células y las vitaminas y minerales estimulan los procesos metabólicos.

Alimentos que mejoran la memoria

  • Salmón: es muy rico en Omega 3, uno de los nutrientes que alimentan el cerebro permitiéndole desarrollar sus funciones, sobre todo, la memoria.
  • Semillas de girasol y arándanos: debido a su concentración de Vitamina E ponemos freno al deterioro de las capacidad cognitivas, gracias a su propiedad antioxidante.
  • Carne magra: prevención de las diferentes demencias, como el Alzheimer, gracias al hierro que posee este alimento.

¿Qué hay que comer en la tercera edad? 

Una alimentación saludable para mayores, sobre todo una dieta para ancianos de 80 años, debe incluir estos alimentos:

  • – Hidratos de carbono: cereales y legumbres
  • – Zanahorias
  • – Ácidos grasos omega-3: se encuentran incluidos principalmente en los pescados
  • – Frutos rojos como los arándanos
  • – Cacao
  • – Verduras de hoja verde, especialmente espinacas y brócoli
  • – Frutas como: naranjas, sandía, piña, kiwi, ciruelas, cerezas, uvas, manzanas y aguacate
  • – Huevos
  • – Carnes rojas e hígado