916 301 029
916 303 159
Contacto

Diferencias entre “Asilo” y “Residencia de ancianos”

Diferencias entre “Asilo” y “Residencia de ancianos”

Hace a penas unos años no se hablaba de residencias de ancianos, sino de asilos. De hecho, este término no existía porque no había muchos adultos mayores. Sin embargo, en la actualidad, gracias a los avances en medicina y el cambio en la pirámide poblacional se ha incrementado la esperanza de vida y por lo tanto, el número de personas que superan los 70 años.

Antiguamente existían los llamados asilos, que eran centros en los que se cuidaba a personas desvalidas y con pocos recursos económicos. Aunque todavía quedan algunos de estos centros, las personas mayores prefieren estar en una residencia de ancianos. Además, hace unos años, eran los familiares los que se ocupaban de sus ancianos, ya que no superaban los 55 años de edad. Pero, el cambio en la forma de vida de las personas, en la que siempre estamos ocupados, no permite que nos podamos hacer cargo de nuestros mayores.

Las diferencias principales entre asilo y residencia geriátrica son:

– Las residencias cuentan con un programa de intervención, en el que se contemplan todas las actividades que deben realizar los ancianos para estimular sus habilidades físicas y cognitivas.

– Por otro lado, las residencias cuentan con personal cualificado para atender a los mayores en todo momento. Ya sean enfermeras, médicos, fisioterapeutas o psicólogos.

– La alimentación en una residencia es más cuidada, ya que se diseñan menús especiales para hipertensos, diabéticos o indicados para cualquier patología que se pueda sufrir en la tercera edad.

– Otro de los aspectos importantes que se valora en las residencias es el desarrollo de habilidades sociales.

– Por último, la residencia está indicada para todo tipo de personas mayores, ya sean válidas o que necesiten ayuda para realizar sus tareas diarias. También, están indicadas para personas con un alto deterioro físico o cognoscitivo.

Es muy importante que antes de ingresar a nuestros familiares en una residencia de ancianos nos informemos sobre los servicios que ofrecen y de las características del centro para saber si realmente es lo que necesita la persona mayor.