916 301 029
916 303 159
Contacto

Los andadores, seguridad y comodidad para los ancianos

Llegados a cierta edad hay algunas acciones comunes que realizamos día a día que se nos complican. Una de ellas es caminar; a medida que vamos cumpliendo años se nos hace cada vez un poco más difícil: El paso de los años, las articulaciones, los dolores en los huesos, dolores musculares, problemas circulatorios… Todo ello nos afecta de manera negativa para impedirnos andar con la facilidad con la que los hacíamos anteriormente.

Por ello, hoy queremos recomendaros el uso de andadores, no sólo para vosotros; sino para todas aquellas personas que necesiten andar pero no se encuentren en condiciones de hacerlo. Un andador puede ser un objeto realmente útil a la hora de volver a poner en marcha nuestro sistema locomotor.

Resulta evidente que este tipo de objetos son un símbolo de que ya no estamos en nuestras plenas facultades para realizar una actividad tan básica como caminar, pero no por ello debemos avergonzarnos; todo lo contrario. Es un objeto que nos ayuda a realizar esta actividad de forma más natural; resulta mucho más incómodo andar en otra posición más forzada; además de que será mucho más perjudicial para nuestra salud.