916 301 029
916 303 159
Contacto

Las caderas de los ancianos

Las caderas de los ancianos

En otra ocasión hablamos en nuestro blog sobre los huesos y los numerosos problemas que podían sufrir los ancianos con éstos; hoy queremos hablar más en profundidad sobre uno de ellos: la cadera. La fractura de cadera es la fractura de la porción más cercana al tronco del hueso fémur. Se puede romper tanto dentro, como fuera de la articulación con los huesos iliacos.

Se trata de un hueso que soporta mucho de nuestro peso cuando vamos erguidos, por lo que es imprescindible para caminar. De hecho, las fracturas de cadera suelen producirse por dos motivos.

El primero de ellos es la resistencia del hueso, ésta está determinada fundamentalmente por la cantidad de hueso de buena calidad, que tiene que ver con la densidad mineral que éste contiene.

El segundo motivo son las caídas. Los ancianos se caen por muchas causas, desde las alteraciones para caminar, la visión defectuosa, la falta de equilibrio, etc. hasta los accidentes producto de barreras arquitectónicas como las escaleras sin pasamanos y sin antideslizantes, los desniveles de la acera, la falta de iluminación nocturna para concurrir al servicio higiénico, etc.

De modo que es muy importante extremar la precaución para que nuestros ancianos no sufran golpes, como para que consuman más calcio para mantener los huesos en mejores condiciones.