916 301 029
916 303 159
Contacto

La importancia de tener una buena capacidad pulmonar para nuestra salud

La capacidad pulmonar es la cantidad de aire que se almacena en los pulmones después de una inspiración profunda y mantenida.  El valor normal de la mujer suele estar entorno a las 4,5 litros; y el de los hombres sobre 5,75 litros.

El bienestar físico y por lo tanto disfrutar de una buena salud depende directamente de distintos aspectos; dormir las horas necesarias, tener una buena alimentación, hacer ejercicio físico y es muy importante tomar consciencia de la respiración y hacerlo de forma correcta.

Tener en cuenta estos aspectos, mejora la capacidad pulmonar. Una correcta respiración expansiona la cavidad torácica, además de hacer ejercicios respiratorios, resulta muy beneficioso para  aumentar la capacidad de los pulmones.

Beneficios de tener una buena capacidad pulmonar

Es esencial poner atención en los tiempos de las inhalaciones y exhalaciones para realizarlo correctamente; y así asegurarnos de que nuestro organismo está en buenas condiciones.

Los beneficios físicos son muchos; aumento de glóbulos rojos, al aumentar la cantidad de sangre eliminamos toxinas, metabolizamos  mejor los alimentos, mejora el sistema nervioso, nos ayuda a relajarnos en momentos de ansiedad, favorece la regeneración celular, y por supuesto nos ayuda a combatir enfermedades pulmonares.

Es comparable a mantener en forma los pulmones, por lo que aumenta la resistencia ante ejercicios físicos, además fortalece el corazón.

Capacidad pulmonar en fumadores y exfumadores

La función pulmonar y por tanto la capacidad pulmonar es diferente entre los pulmones de fumadores y no fumadores.

Los fumadores pueden reducir un 16 % la capacidad en pruebas espirométricas; esto ocurre tanto en hombres como en mujeres de diferentes edades. Aunque la diferencia entre la capacidad pulmonar de fumadores y no fumadores, se presenta de forma más claras entorno a los 40 años .

Existen buenas noticias para los exfumadores, ya que los pulmones pueden regenerar al menos una parte de los tejidos dañados; además se elimina la mucosidad que se crea, por la paralización de la limpieza de los bronquios durante el periodo fumador.

La recuperación de la capacidad pulmonar, puede ser más rápida; acompañada de ejercicios de respiración y el abandono de la vida sedentaria.