916 301 029
916 303 159
Contacto

La artritis reumatoide

La artritis reumatoide

La artritis o poliartritis reumatoide es una enfermedad crónica que afecta a los diversos elementos que componen las articulaciones, como son la membrana sinovial, el cartílago y el hueso.

Esta patología es relativamente frecuente, y suele afectar más a las mujeres que a los hombres. La artritis suele aparecer en torno a los 50 años.

Causas

Al ser una enfermedad autoinmune, todo transcurre en el organismo como si no reconociera la articulación como parte de su cuerpo. Por ello, reaccionará como si fuese una agresión exterior y atacará a sus propios componentes.

Las causas exactas de por qué se desarrolla esta enfermedad no han sido identificadas actualmente. No se trata de una enfermedad hereditaria, pero sí existe una predisposición genética.

Síntomas

La artritis reumatoide puede afectar en diferentes articulaciones, como por ejemplo, en manos, muñecas o rodillas.

Las articulaciones afectadas se inflaman, duelen, se calientan y su movilización disminuye. Los dolores casi siempre son nocturnos y por las mañanas aparece la rigidez de las articulaciones afectadas.

Otros de los síntomas que pueden aparecer son:

– Nódulos subcutáneos

– Sensación de sequedad en los ojos.

– Fatiga.

– Fiebre, generalmente baja.

– En algunas ocasiones los pulmones, el corazón o los nervios pueden verse afectados.

Tratamiento

Con el fin de disminuir los dolores y prevenir la aparición de futuras deformaciones, se aplican tratamientos complejos, dependiendo de los síntomas de cada paciente:

– Los llamados sintomáticos y que tienen por objeto aliviar rápidamente los dolores (antiálgicos) y combatir la afección inflamatoria de las     articulaciones (antiinflamatorios).

– Los llamados de fondo, que van a frenar la evolución de la enfermedad. Pueden ser las sales de oro, los antimaláricos de síntesis, la salazopirina, etc.

También, se pueden aplicar tratamientos locales complementarios, como las infiltraciones de corticoides o inyecciones intrarticulares. En los casos más complejos, se llevará a cabo la cirugía con el fin de recuperar una actividad articular perdida.