916 301 029
916 303 159
Contacto

Enfermedades bucodentales en la tercera edad

Los cambios que se producen a lo largo de los años en las estructuras orales se adaptan a las variaciones propias que induce la edad, por lo que en muchas ocasiones no deben ser considerados como trastornos o enfermedades bucodentales.

Los trastornos fisiológicos se producen en el esmalte, desgaste, diente más amarillo y menos transparente, grietas y fisuras; cemento; dentina, disminución de la sensibilidad y de la permeabilidad de los dientes, y pulpa. Disminuye el volumen pulpar y se reduce la vascularización; lo que convierte a la pulpa en una estructura más vulnerable y a la vez mas sensible a los estímulos externos..

La pérdida de tejido dentario no provocada por caries, es uno de los problemas que aumentan su prevalencia en la vejez; debido a la mayor conservación de los dientes en los mayores. Son problemas difíciles de tratar y de diagnosticar. Son frecuentes problemas tales como la atricción (o desgaste dental por el contacto de diente contra diente); la abrasión (o desgaste por la fricción de un cuerpo externo, como un cepillado excesivo); o la erosión dental (debida a factores como la ingesta de bebidas ácidas , los vómitos frecuentes o el reflujo gástrico).

La saliva juega papel fundamental en la conservación de la salud bucal, ya que aporta elementos como calcio y flúor; que fortalecen a los dientes, sin olvidar que permite la regulación de los niveles de acidez (PH); de tal forma que crea las condiciones necesarias para impedir la proliferación de bacterias nocivas; mismas que se alimentan de azúcares y los transforman en ácidos que dañan a encías y esmalte dental.

La producción de saliva disminuye naturalmente en las personas mayores y es importante señalar que este fenómeno puede acentuarse por enfermedades comunes en edades avanzadas de la vida; como problemas cardíacos, diabetes (altos niveles de azúcar en sangre) y algunos tipos de cáncer, así como por el uso de medicamentos para controlar ansiedad, depresión o alergia (antihistamínicos).

Enfermedades asociadas a la sequedad bucal

La sequedad bucal a la que están expuestos los pacientes de la tercera edad es factor de riesgo para presentar:

  • Caries.Deterioro y destrucción progresiva de la estructura dental por la acción de los ácidos generados por los microorganismos que habitan en la boca.
  • Granuloma o absceso dental. Acumulación de células muertas y bacterias que se genera cuando la infección de un diente no recibe atención oportuna ni adecuada.
  • Sensibilidad dental. Ocasiona dolor al consumir bebidas y alimentos fríos, calientes, ácidos o dulces; se debe a que la parte inferior de la pieza dental (raíz) está expuesta al ambiente, ya que las encías se inflaman levemente por la acción bacteriana.
  • Gingivitis. Inflamación de las encías, las cuales sangran a menudo y duelen cuando son tocadas. Esta enfermedad inicia como un problema de sensibilidad dental.
  • Enfermedad periodontal. Fase avanzada de la gingivitis que produce inflamación e infección de los ligamentos y huesos que sirven de soporte a los dientes, ocasionando su pérdida.