916 301 029
916 303 159
Contacto

Empezar el año con buen pie es posible

2015 promete ser un año apasionante para nuestros mayores, por ello, hoy os daremos  algunos consejos que nuestros mayores seguir para empezar el año con mejor salud. Lo primero que debemos un estado nutricional alterado constituye un factor de riesgo, que se asocia a numerosas enfermedades crónicas y deteriora el pronóstico en patologías agudas.

Por tanto, la alimentación en los mayores tiene unas características especiales desde el punto de vista nutricional, por  los cambios que se producen durante el proceso de envejecimiento.  La boca sufre modificaciones con la edad, se produce la pérdida de piezas dentales y en el caso de que se acceda a la colocación de prótesis, éstas no siempre se ajustan bien, con lo que los mayores tienen problemas en la masticación, deglución y digestión de los alimentos.

Con la edad disminuye la sensación de sed y el riñón pierde capacidad para concentrar orina. La aportación de agua diaria debe ser de un litro y medio, cantidad que deberá ser aumentada si el anciano presenta procesos febriles, toma diuréticos o se expone a ambientes muy calurosos.

Por último, cuando llegan celebraciones importantes como la Navidad, en las que la familia se reúne con carácter lúdico, es necesario tener en cuenta que las necesidades nutricionales y energéticas varían con la edad, lo que no cambia es la necesidad de comer con placer.