916 301 029
916 303 159
Contacto

Conjuntivitis en adultos: tipos y síntomas

En el post de hoy vamos a analizar una afección que afecta a muchas personas y que puede ser complicada cuando la padecen las personas mayores: la conjuntivitis. Para empezar, ¿en qué consiste? Es una inflamación de la cubierta delgada transparente de la parte blanca del ojo y del interior de los párpados (la conjuntiva).

¿Qué causa la conjuntivitis?

Vamos a exponer los diferentes tipos y los factores que la causan:

  • Conjuntivitis viral. Ocasionada por un virus, como un simple resfrío. Este tipo es muy contagiosa, pero usualmente desaparece por si sola en algunos días, sin necesidad de tratamiento médico.
  • Conjuntivitis bacteriana. Causada por una bacteria, este tipo puede ocasionar serios daños al ojo si no se trata.
  • Conjuntivitis alérgica. Ocasionada por irritantes oculares como el polen, el polvo, la caspa animal en individuos susceptibles. Puede ser estacional (polen) o aparecer en brotes durante todo el año (polvo y caspa de las mascotas).

¿Qué síntomas tiene?

El síntoma principal que suele tener esta inflamación es el color rosado del ojo, pero depende del tipo que sea:

  • Conjuntivitis viral. Lagrimeo y picazón en los ojos; sensibilidad a la luz. Pueden estar afectados uno o ambos ojos. Es altamente contagiosa; puede propagarse por la tos o estornudos.
  • Conjuntivitis bacteriana. Se observa una secreción del ojo amarillenta o verde-amarillenta y pegajosa en la esquina del mismo. En algunos casos, esta secreción puede ser tan abundante que provoca que se peguen los párpados al despertarse. Pueden verse afectados uno o ambos ojos. Es contagiosa (usualmente por contacto directo con las manos infectadas o elementos que hayan tocado el ojo).
  • Conjuntivitis alérgica. Lagrimeo, ardor, picazón en los ojos; puede estar acompañado de mucosidad y congestión nasal, así como sensibilidad a la luz. Ambos ojos se ven afectados. No es contagiosa.

¿Cómo la tratamos?

El tratamiento para esta afección, como hemos hablado antes, dependerá del tipo que se tenga:
  • Conjuntivitis viral. En la mayoría de los casos, seguirá su curso en un período de algunos días sin necesidad de un tratamiento médico. Un remedio casero es el aplicar paños mojados fríos en los ojos, varias veces al día, para aliviar los síntomas. Asegúrate de no compartir ningún paño de los que hayas usado con otras personas, debido a la naturaleza contagiosa de este tipo de conjuntivitis.
  • Conjuntivitis bacteriana. Acude a tu optometrista u oftalmólogo para que te prescriba gotas de antibiótico para los ojos o pomadas para el tratamiento de este tipo de afección.
  • Conjuntivitis alérgica. Los antialérgicos suelen ayudar a evitar o acortar los brotes de este tipo. Algunas veces es necesario comenzar este tratamiento antes de que comience la temporada de alergias o de brotes alérgicos. Consulta a tu médico para más detalles.

Si tienes dudas, consulta con nuestros profesionales.